¿ Que es Mundanalidad, Mundano y Mundo?

¡No ames al mundo!

¿Qué tal con eso? Esta frase anterior…

Todos dicen: “¡No ames al mundo ahora! ¡Dios estará enojado contigo si amas este mundo!”

El pasaje dice…

“No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él. Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo. Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre” (1 Juan 2:15–17).

Así que básicamente la idea es que si amas al mundo o algo que está en él, no amas al Padre. Entonces, ¿cómo define esto la gente?

Bueno, todo el mundo tiene su propia comprensión de lo que “el mundo” realmente es.

Algunas personas creen que literalmente todo es “del mundo” y no deben tocarlo. Algunas personas piensan que los conciertos son “del mundo”. Algunas personas piensan que los programas de televisión y las películas son “del mundo”. Algunas personas piensan que las vacaciones y la diversión es “del mundo”. Algunas personas creen que tomar una cerveza o un whisky es “del mundo”.

Por lo tanto, es bastante diferente dependiendo a quién se le pregunte. Pero el pensamiento general es que todo lo que ofrece cualquier tipo de diversión o disfrute “mundano” es del mundo y debemos evitarlo a toda costa.

Bueno, esto no es en absoluto lo que el pasaje significa. Ni siquiera en lo más mínimo.

“El mundo” que estaba pasando era el mundo del Antiguo Pacto. El mundo de la Ley. El mundo del Templo y el Judaísmo. Todo lo que ellos conocían. Su mundo entero. Mira lo que Pablo escribió a las personas reales y respirando que vivían en ese “mundo”, y mira lo que escribió sobre ese “mundo”…

“Pero esto digo, hermanos: que EL TIEMPO ES CORTO; resta, pues, que los que tienen esposa sean como si no la tuviesen; y los que lloran, como si no llorasen; y los que se alegran, como si no se alegrasen; y los que compran, como si no poseyesen; y los que disfrutan de este mundo, como si no lo disfrutasen; PORQUE LA APARIENCIA DE ESTE MUNDO SE PASA” (1 Cor. 7:29–31).

Ahora, en primer lugar, él dice que el tiempo era muy corto cuando escribió esto. No un poco más de 2000 años de corto sino realmente corto. Como quizás de 10–15 años de corto.

En segundo lugar, ¿no ve usted lo que él dice? Él dice que el tiempo era tan corto que “AQUELLOS QUE TENGAN ESPOSAS DEBERÍAN VIVIR COMO SI NO LAS TUVIERAN”.

Así que, déjeme hacerle una pregunta… si usted está casado hoy y cree que estamos en los últimos días, ¿por qué está actuando como si estuviera casado? ¡Usted está desobedeciendo el mandato de Pablo!

¡Pablo también dice que el tiempo era tan corto que los que compraban cosas deben actuar como si no poseyeran! Entonces, ¿por qué está usted comprando casas y artículos cuando no debería estar haciendo eso? ¡Vamos! ¡Seamos consistentes!

En realidad, la forma presente de “este mundo” no era más que el mundo del Antiguo Pacto. Todo lo que conocían y todo con lo que se identificaban sería destruido en la Venida del Señor. Por lo tanto, era inútil guardar tesoros para sí mismos en la tierra.

¿Recuerda el pasaje anterior de 1 Juan 2 acerca de no amar al mundo? Bueno, mire lo que Juan escribió en el siguiente versículo inmediatamente después de ese pasaje…

“Hijitos, YA ES EL ÚLTIMO TIEMPO [HORA]; y según vosotros oísteis que el anticristo viene, así ahora han surgido muchos anticristos; por esto conocemos que es el último tiempo” (1 Juan 2:18).

Era “la última HORA”. El tiempo había llegado muy cerca de su fin. Lo único más cercano que los “últimos días” es la “última hora”. Estaban justo en la puerta. El “mundo” que conocían estaba a punto de ser destruido y juzgado. Juan dice que sabían que era la última hora porque muchos anticristos ya estaban allí. En realidad ellos habían sido advertidos acerca de estas personas por Jesús unas décadas antes.

Yo amo realmente el mundo en que vivimos. Amo la creación de Dios, amo los deportes, amo la comida, amo viajar, amo los perros, amo tantas cosas en el mundo.

Juan dijo: “No amen al mundo ni las cosas que hay en él”.

Así que, al menos, sea coherente si usted aplica incorrectamente esto al cosmos material. No puede usted disfrutar de ciertas cosas y condenar a otros por disfrutar de otras. No puede usted disfrutar de ciertos programas de televisión y condenar a otros porque están en su lista personal de lo que cree que es “mundano”.

Y recuerde, el tiempo es corto, así que viva como si usted no tuviera una esposa y también venda todas sus posesiones.

Jason de Costa

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s